“The ConstruKction of Light”: un disco criminalmente ignorado

Image

Entre los seguidores de las bandas o solistas de rock, siempre ha existido el debate sobre quién es fan de la primera hora y quién no. Según parece, si alguien no conoció una banda desde que tocaba en un garage, no merece llamarse fan de la misma. Esto lleva a otra tradición: para esta gente, los primeros discos de un artista son los mejores, y todo lo que hizo después (cuando en general ya es mucho más popular) es excremento de canario. Esto sucede con Frank Zappa, de quien se dice que no hizo nada bueno después de la disolución de The Mothers; de Genesis, que se hizo “pop” luego de la ida de Peter Gabriel; de Bob Dylan, que cometió el sacrilegio de hacerse “eléctrico”; de los Stones, que después de la muerte de Brian Jones no hicieron nada relevante… En fin, sobran los ejemplos.

Y uno muy claro es el de King Crimson, la banda del guitarrista Robert Fripp que tuvo casi tantas formaciones como discos editados. Los “fans de la primera hora” sostienen que sus mejores álbumes son los primeros (“In The Court of The Crimson King”, “In The Wake of Poseidon”, “Lizard”, “Islands”). Pero hay fans de la segunda hora, que declaran que los mejores discos son los de la era Wetton-Bruford (“Larks’ Tongues in Aspic”, “Starless and Bible Black”, “Red”). Y hasta fans de la tercera hora, que aúllan que la mejor época es la de Adrian Belew y Tony Levin más Fripp y Bruford (“Discipline”, “Beat”, “Three of a Perfect Pair”). Época que continúa con el llamado “doble trío”, una versión de Crimson con dos guitarristas, dos bajistas y dos bateristas que sacó el extraordinario disco “Thrak”.

Después de esa etapa de King Crimson, vino otra. Y me resulta muy curioso que nadie se declare fan de ella –sin que esto signifique, claro, no ser fan de las épocas anteriores de Crimson, para mí una de las bandas más sólidas de la historia del rock, incluso con sus constantes y ya mencionados cambios de personal. La etapa de la que hablo tiene a Crimson otra vez en versión cuarteto: Fripp, Belew y ahora Trey Gunn en bajo y Pat Mastelotto en batería. Esta banda grabó un disco en 2000, y ese disco es brillante. Se llama “The ConstruKction of Light”; casi nadie lo conoce, ni los más jovenzuelos ni mis amigos jovatos, que comparten muchos de mis gustos musicales. Por eso me parece apropiado contar un poco de qué va. Si logro entusiasmar a alguien para que lo escuche, estoy hecho. Primero, una breve historia del álbum:

Después de “Thrak”, el llamado doble trío decidió trabajar en grupos más pequeños (según Fripp, “fraKctalisations”) llamados ProjeKcts. Estos grupos, integrados por 3 o 4 músicos, tocaban en lugares pequeños y, en general, improvisaban sobre una base ya establecida; la intención era que la siguiente dirección adoptada por Crimson saliera de forma natural de esos conciertos. (Hubo cuatro ProjeKcts, luego un “ProjeKct X” y el año pasado un ProjeKct 6; hay discos de cada uno de ellos; el que quiera introducirse en este universo debería comenzar por la muy buena recopilación de los primeros cuatro: “The Deception of the Thrush: A Beginners’ Guide to ProjeKcts”, de 1999.)

Cuando estos ProjeKcts terminaron, Bruford ya había dejado la banda y Tony Levin estaba hasta las manos con giras mundiales de Peter Gabriel y Seal. Los cuatro miembros restantes, Fripp, Belew, Gunn y Mastelotto, grabaron “The ConstruKction of Light”, el disco de sonido más duro en la historia de la banda. Nada de baladas (como “Matte Kudasai” o “Heartbeat”) ni canciones con aires poperos: todos los temas suenan a metal duro y hasta tienen un aire a grupos claramente influenciados por Crimson, como Tool. Las guitarras de Fripp y Belew vuelven a sonar intercaladas (“interlocking guitars” es como se las ha definido) a la manera de los discos que hicieron en los 80: cada uno toca una nota y así van construyendo la melodía. Todos los temas, salvo tal vez el que abre el disco, “ProzaKc Blues”, son complejos y desafiantes, hasta con una especie de desplazamiento de la base rítmica, que a veces, y sobre todo en “Into The Frying Pan”, parece estar tocando otra cosa; el efecto es poderoso y por momentos abrumador.

El álbum incluye dos claras referencias al pasado de King Crimson, en particular a la etapa Wetton-Bruford de mediados de los 70: un largo y violento tema se llama “Larks’ Tongues in Aspic, Part IV”, y otro “FraKctured”; este último es una adaptación del original (“Fracture”, del disco “Starless and Bible Black”) para que lo toquen los músicos de esta formación. Algunos criticaron estas secuelas porque, según ellos, representan falta de nuevas ideas –crítica que, desde luego, no comparto.

Casi todo el disco fue compuesto por Fripp (instrumentales) y Belew (canciones) pero la banda grabó un álbum paralelo concebido y liderado por Gunn y Mastelotto bajo el nombre ProjeKct X; este disco se llamó “Heaven and Earth” y así se llama el tema que cierra “The ConstruKction…” y que fue extraído de esas sesiones: es un instrumental medio progresivo, medio dance, y todo brillante; uno de los mejores momentos del álbum junto con la canción que da nombre al disco, “The ConstruKction of Light (Part 1 & Part 2)”, cuya primera parte es instrumental y la segunda tiene una letra de Belew. En YouTube hay una versión en vivo de este complicado tema y es tan tremendo lo que tocan que en un momento a Fripp se le escapa una sonrisa –algo poco usual, como saben quienes lo conocen.

Insisto: la indiferencia con este disco es tan asombrosa como indignante. Háganse el favor de escuchar “The ConstruKction of Light”, de King Crimson, y después me cuentan.

Anuncios

11 pensamientos en ““The ConstruKction of Light”: un disco criminalmente ignorado

  1. La curiosidad no me dejó dormir y volví a su blog para saber más de Ud,y de sus gustos y preferencias y qué sorpresa encontrar a los Crimson.Claro es que si está Yes por ahí, como no ha de estar ésta banda que también me acompaña desde mis doce años.Así que si me permite,me sumo a la gesta contagiadora y …¡todos a escuchar The construkction…!

  2. La realidad es que justo hoy re escuchaba este fantástico disco que me compro mi padre hace 15 años ya que gracias a el soy seguidor férreo de esta gran banda, mientras lo escucho tirado en el sofá busque alguna reseña y no podía encontrar mejor que esta, coincido en general con los conceptos que mencionas y quizá es mas especial para mi ya que tuve la oportunidad de asistir a la gira de este álbum en la Ciudad de México estando yo en Guadalajara, como ahora, y es una verdadera obra maestra este disco y ni hablar de la envolvente actuación de fripp sentado en su esquina y la brutalidad todos la banda en el escenario, único, ya después podríamos hablar de las distintas etapas y de mis discos predilectos de este uno de los grupos esenciales en mi existencia….

  3. Me fascinan los interlocking guitars. Es poco usual en la música y es toda una identidad de los Crimson de esa era. Me pregunto: hay algún grupo progresivo que haga interlocking guitars?.

      • Vamos a escucharlos a ver si hacen ese interlocking guitars, que yo lo llamo guitarras secuenciales. En The ConstruKction of Light , Fripp y Belew emplean para estos interlocking cierto efecto de delay y sobre todo un sonido de guitarra que yo lo denomino como cristalino obtenido mediante una combinación media de las pastillas de la guitarra y con cierto realce de agudos y medios. Cada uno está en un canal y un “poquito del otro” lo que marca más el campo estéreo de la mezcla. Tema complicado en directo y buena prueba de ello son los pequeños fallos que tienen en versiones piratas (no arregladas posteriormente en el estudio). Se puede intuir en directo cómo en algunos pasajes lo pasan francamente mal por su complejidad, dado el gran número de notas que utilizan en la escala disonante y asonante que emplean. Gracias por su atención.

      • Hay algunas versiones en vivo que son geniales, particularmente la de The ConstruKCtion of Light. Hasta se ve una sonrisa de Fripp, lo que no es muy común.

  4. Fripp es un perfeccionista nato y neto, y Belew todo lo contrario, le gana más la pasión del directo. Fripp, debido a su perfeccionismo, seguro que nunca estará contento. Me gustaría saber quien fue el inventor de los interlocking guitars, Fripp o Belew. En las otras eras de Crimson nunca se escucharon!!

  5. He estado revisando la discografía de KC las ultimas semanas y me he vuelto fan de la 2da y 3ra hora (como tu las llamas), más de esta ultima, el KC de los 80s me parece grandioso. Luego brinqué al Thrak, que no me sorprendió tanto (quizás necesite un par de escuchadas de más). Finalmente puse el ‘The Construkction of Light’ y justo lo estoy escuchando y voy a la mitad y me ha parecido grandioso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s