“Rayuela”: una confesión

Image

Se acaba de cumplir no sé qué aniversario de la novela “Rayuela”, de Julio Cortázar, y me parece que ya es hora de que comparta una confesión vergonzante: nunca pude terminar “Rayuela”. Peor aún, nunca pasé de la página 80. Que se entienda: me encantan los cuentos de Cortázar; creo sinceramente que “Circe”, “El perseguidor”, “La noche boca arriba”, “Casa tomada” y varios más merecen figurar en cualquier antología de cuentos argentinos y de todo el mundo. Pero a mí “Rayuela” (o, para ser justos, lo que leí de “Rayuela”) no me gusta. Me aburre, me duerme.

En varias ocasiones me hice bien el boludo y disimulé mi incapacidad para disfrutar la novela. Cuando se mencionaba “Rayuela” en alguna conversación social, yo hacía algún tímido aporte del tipo “Ah, sí, la Maga, un personaje inolvidable. Y esa estructura tan original, qué ingenioso Cortázar”. Estaba convencido (todavía lo estoy) de que si anunciaba que nunca la había podido terminar, iba a quedar, no sin razón, como un irremediable imbécil. También estoy convencido de que no soy el único en esta situación, y de que “Rayuela” no es el único libro legendario con el que estas cosas suceden. Sin ir más lejos, nunca pude con el “Ulises” de Joyce ni con “Adán Buenosayres” de Marechal. Sí terminé “Abaddón el Exterminador”, de Sabato, pero es una experiencia que jamás repetiría y que no le recomiendo a nadie.

A lo largo de mi desrrayuelada vida, hice esta confesión a algunas personas de mi confianza, y ellos me ayudaron a superar, en parte, mi complejo con el libro. La mayor asistencia la recibí hace muchos años de, cuándo no, mi primo Javier. No recuerdo de qué estábamos hablando y de pronto salió de mí, como un manantial imparable, la confesión: “Empecé Rayuela 4 o 5 veces. Nunca pude pasar de la página 80”. El Negro se rió y me dijo: “¿Llegaste a la página 80? Sos un genio. Yo nunca pasé de la 40”.

Esa frase me hizo sentir menos solo (Javier era un tipo culto e inteligente), pero no me quitó la inseguridad sobre mi capacidad intelectual. Por eso persistí en el secreto sobre mi pésima relación con la novela. Hoy aprovecho el aniversario de “Rayuela”, y el conveniente hecho de que tengo un blog, para anunciar al mundo entero que nunca terminé la novela de Cortázar. Y que lo que leí de ella no me gustó. Insisto: sé que hay otros pobres iletrados que comparten esta tara conmigo. Si es así, acompáñenme en la confesión. Les garantizo que disfrutarán de una cálida e inexplicable sensación de liberación.

Anuncios

16 pensamientos en ““Rayuela”: una confesión

  1. Este año rayuela cumple 50 años y hasta la Secretaría de Turismo de París inauguró un reccorrido por las callecitas donde supuestamente se perdieron y encontraron La Maga y Oliverio, todo basándose en la maravillosa obra de Cortázar, del cual soy tan super fan que hasta leí ensayos, cómics, discursos, y por supuesto todos sus cuentos (Completos 1 y 2, inéditos). Así y todo confieso: NO terminé Rayuela. No se en qué páginda dejé. Tan aburrida me pareció que arranqué a leerla a los saltos creyendo que así sería más divertida. Pero no. Me venció. Gracias a vos por liberarnos y comaprtir que todos sus textos menos Rayuela son maravillosos! Incluso la menara de leer Rayuela fue una genialidad que hubiera merecido el Cannes de la Literatura…

  2. yo tambien empece con rayula y ya estoy viendo que no me atrae como lo imagine! aveces uno se deja llevar por supuestos, bueno en cierta forma me aburre un poco, aunque tiene muchas metaforas que estan buenas pero algunas son idesifrables y si uno tiene que detenerse a pensar que quiso decir con esa frase no terminaria jamas el libro. Esta situacion me hizo acordar una frase de Facundo Cabral: un buen libro es aquel que no importa de donde lo habras te guste” no digo con esto que es un mal libro! sino que todo varia segun el sujeto.

  3. Estimado Roberto:
    Yo la terminé sólo por tratar de entender a los que aman esta obra. Pero me ocurrió lo mismo, una y otra vez la comencé y una y otra vez me aburría mortalmente. Y como para aburrimientos ya tengo los míos para qué aburrirme con la tediosa vida de Oliveira… Sólo al final estoy pensando que de eso trata la obra, del monstruoso tedio y cómo salir de éste. Quizá a lo Horacio Oliveira, siendo banal e imbécil, pero al final mostrando que el hastío también forma una bonita figura cuando se le mira más de cerca…
    En fin, la novela me parece genial en su experimentación pero aburridísima en su desarrollo. Tan aburrida que estoy deseando volverla a leer como se desea una tarde aburrida pero llena de descubrimientos.
    Saludos.

  4. La vida es demasiado corta como para perder el tiempo leyendo bodrios. Hay miles de libros mucho mejores; lo siento, pero a mí Rayuela no me dice nada. El rey está desnudo. Yo no disfruto leyendo incongruencias.

  5. Me siento mucho mejor. He encontrado el libro en la estantería del piso de la playa y me he dicho : “qué bien! Es el momento de leer esta novela clave Sobre la que tanto oí hablar y que nunca había caído en mis manos. Genial! ” Pero llevo dos horas luchando contra el sueño y sin lograr engancharme. Seré un ser extraño?, me he dicho. Con lo que me gusta leer, con lo que me gustaron los cuentos de Cortázar… He entrado en Google, he buscado “rayuela aburrimiento” y he dado con este blog. gracias por la sinceridad!

  6. La culpa de querer dejar el libro incompleto fue la que me llevo aquí a leer tu post. Pensé, “por favor, tiene que haber alguien más que le haya aburrido horrores este libro” Voy en la pagina 300 y tantos (me he esforzado intensamente). Pero cada noche agarro el ladrillote que es Rayuela, suspiro y continuo la tortuosa lectura para poder decir “oh si, lo he leído” o para finalmente encontrarle un significado maravilloso, único, grandioso e inigualable… De la que tanto alaban los conocedores literarios. Pero yo ya estoy por rendirme, quizá llegue al capitulo 56 que es done Cortazar dice que ahí “podría” acabar la historia.
    Es lo primero que agarro de Julio Cortazar, me estoy quedando con una decepción tremenda, pero por lo que leo por acá, es posible que le de oportunidad a otro de sus libros más adelante. Saludos.

  7. Es la tercera vez que tomo el libro y voy a confesar (con vergüenza) que busqué el libro en audio para ver si así no me aburría y aunque la narración que encontré es buena, no logré engancharme y entonces busqué en Google “No me gustó Rayuela” y llegué a esta página. ¡Me siento mucho mejorl! Es mi primer libro de Julio Cortázar y viendo sus comentarios seguiré las sugerencias de leer sus cuentos.
    ¡Saludos!

  8. Es liberador encontrar a alguien que comparte la misma frustración. Por mi parte yo conozco a varias personas que nunca lo han logrado terminar. Un día encenderé una hoguera y quemaré Rayuela, para liberarme y exorcisar al mundo de su aburrimiento.

  9. Esto es justo lo que necesitaba leer para poder dejar esta tortura, me sentía la más inculta de no sentir esa pasión con la que se habla del libro. Simplemente no me puedo enganchar y esto se estaba volviendo en una tortura. Gracias por liberar mi vergüenza!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s