Perdiendo el juicio

God by Crumb

Si bien hay muchas personas que suelen quejarse de su mala fortuna con la blasfema frase “me cago en Dios”, hay algunos que han ido más allá. Un extraordinario ejemplo de esto es Ernie Chambers, senador estatal por Nebraska, en Estados Unidos, que en 2007 le hizo juicio a Dios.

En su acción legal, Chambers pedía una orden de restricción permanente contra Dios, a quien culpaba de haber causado varios desastres naturales. La demanda también acusaba a Dios del crimen de no detener “amenazas terroristas”. Chambers declaraba que él había intentado contactar a Dios en varias ocasiones para hablarle sobre estos temas, pero que no había tenido éxito. El senador dejó bien claro que no esperaba ganar el juicio pero que entablaba la demanda para instalar un debate acerca de las demandas frívolas. Lo más impresionante fue el argumento del juzgado para desestimar el juicio: Dios no tenía una dirección fija donde enviarle los papeles de la demanda. Esto no es casual, ya que si bien la notificación de juicio parece algo técnico y menor, es también una garantía de la constitución estadounidense de que a uno no le van a hacer juicio sin que lo sepa.

El caso de Chambers no es el único. En 1971, un tipo llamado Gerald Mayo intentó demandar a Satán y a todo su equipo por poner obstáculos en su camino y causarle pena. El litigio de Mayo fue descartado por las mismas razones que el de Chambers: no había cómo notificar al Diablo.

Las demandas contra Dios no son exclusivas de los Estados Unidos. En 2007, un rumano que estaba preso por asesinato le hizo juicio a Dios por no protegerlo de la influencia del demonio, pero la demanda fue desestimada porque la ley rumana no ve a Dios como una persona. Y en 2016, un abogado del estado de Bihar, en la India, pretendió enjuiciar al dios hindú Rama; el pleito fue rechazado porque la corte consideró que no era “práctico”.

En fin, no parece sencillo hacerle juicio a Dios. De hecho, parece que aquellos que lo hicieron ya habían perdido el juicio antes de empezar.

(Fuente: Atlas Obscura; ilustración de R. Crumb)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s